El Espacio de Schengen y las fronteras en Europa


Todavía hoy a veces me siento en frente de mi antigua y algo destartalada bola del mundo. Me gusta dar una vuelta por el viejo continente y parar en algunos puntos que siempre me causaron impresión y temor a partes iguales.

Allí estaban la antigua Yugoslavia, Checoslovaquia o la infinita Unión Soviética. El desconocimiento y la indiferencia a veces ha hecho que algunos miremos con cierta lejanía y salpicados siempre por nieve los acontecimientos que invadieron gran parte de la historia unas décadas atrás.

Los mismos sucesos sirvieron para redefinir y multiplicar las fronteras en buena parte de Europa y hoy estas barreras son protagonistas en esta entrada. En sólo unos años mucho ha cambiado en la vieja Europa y parece que lo mejor está aún por llegar.

La Europa de 1980

La Europa de 1980. En la recta final de la Guerra Fría.

Siguiendo con la mirada fija en las fronteras y con la Unión Europea por bandera, nos es ineludible la palabra Schengen. Antes de la Primera Guerra Mundial en general el pasaporte no era indispensable para viajar por Europa, sin embargo, después y siguiendo los acontecimientos que se sucedieron, vaya que si lo fue. Ahora es parte de nuestra cultura, si viajas al extranjero: por favor que no se te olvide el pasaporte.

Sería medio siglo después cuando  el pequeño pueblo luxemburgués de Schengen (unos 450 habitantes), principalmente volcado en actividades vinícolas, sería testigo de un gran paso hacia adelante en el esfuerzo común Europeo. El 14 de Junio de 1985 se firmó el Acuerdo de Schegen. Entonces, sólo Alemania, Francia, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo lo suscribieron. El acuerdo se basaba en la supresión de las fronteras internas para fortalecer las externas. Sin duda, la idea parecía buena.

 

Monumento en honor al Acuerdo de Schengen

Schenger (Luxemburgo). Monumento en conmemoración del Acuerdo de Schengen. Se firmó simbólicamente en un barco anclado en el punto que vemos en la foto sobr el río. Schengen se encuentra lindando con las fronteras de Francia, Alemania y Luxemburgo Fuente: Wikipedia. Autor: Cayambe


Siguiendo con este concepto y hablando de las posibilidades de circulación que tienen las personas en la Unión Europea tenemos que remitirnos al Espacio de Schengen, que permite a más de 400 millones de ciudadanos de 25 estados desplazarse libremente en parte del continente.

La definición que encontramos en el Portal de la Unión Europea es algo como la siguiente:

… El espacio Schengen representa un territorio donde está garantizada la libre circulación de las personas. Los Estados que firmaron el Tratado han suprimido todas las fronteras interiores y en su lugar han establecido una única frontera exterior. Dentro de esta se aplican procedimientos y normas comunes en lo referente a los visados para estancias cortas, las solicitudes de asilo y los controles fronterizos …


Forman parte de este espacio los países que aplican en su totalidad el Acuerdo de Schegen. De esta manera, si eres ciudadano de este espacio, podrás viajar de uno a otro país dentro de él con sólo el documento de identidad de tu país, evitando controles de pasaporte en aeropuertos, carreteras, etc. Si vives en Madrid, tal vez sea una comodidad añadida sin llegar a más. Sin embargo, si vives cerca de alguna frontera, tu país es relativamente pequeño, tienes negocios en el extranjero, etc. Entonces puede que este acuerdo te haya dado una gran alegría o un gran disgusto según las circunstancias.

Puedes relacionarlo con la Unión Europea, pero no es del todo cierto. Países como Noruega, Islandia o Suiza entran en este espacio aún no siendo país miembro de la UE. Sin embargo, Bulgaria o Rumanía (miembros de la UE) no están en el selecto club justificado por razones de seguridad y corrupción. El presidente de éste último no ha escondido su enfado al comprobar como el acceso a este pacto se prolonga más allá de la fecha pactada. Parece que abrir las fronteras con estos países supondría ampliar la cobertura de la mafia a media Europa.

Tampoco Reino Unido aplica en su totalidad el acervo. Por ello, si eres un@ de l@s habituales de las escalas en London Luton o Stansted entenderás la razón de las colas que se forman cuando sales del avión para proceder al control de pasaportes.

Sin duda, Schengen es un gran paso hacia la integración europea. Ahora se puede ir desde Lisboa a Vilnius sin sufrir controles, eso es una pasada. Y claro, ante las proporciones de tal empresa, la armonización de todas las partes es complicada. El acuerdo ha creado historias, algunas de unión, otras de todo lo contrario, pero juntas crean una esencia, simplemente, otra forma de ver el Espacio de Schengen.

Empecemos con una curiosidad que nos hará entrever como Schengen y su distribución de nuevas fronteras no hizo desaparecer en ningún momento las anteriores, y sino que se lo pregunten al príncipe Felipe y Doña Leticia.

Los príncipes de Asturias en su visita a Gdansk (2008)

Los príncipes de Asturias en su visita a Gdansk (2008). A la izquierda yo chupando un poco de cámara :P . ©

Hace unos años España quedaba paralizada mientras miles de personas pegadas al televisor disfrutaban de la unión matrimonial de ambos. Igualmente quedaba “paralizado” el flexible acuerdo europeo que protagoniza esta entrada y que quedó suspendido temporalmente por motivos de seguridad. Miles de pasajero tuvieron que llevar su documentación bien en regla para atravesar las fronteras del país. Schengen es una abstracción sobre las divisiones políticas de cada país, pero las clásicas fronteras siguen muy presentes tanto física como psicológicamente.

La siguiente historia tiene mucho que ver con uno de los emblemas más importantes de la Unión Europea: un mercado único en el que la competencia sea libre. Todo empieza al norte del histórico Mar Adriático donde descansa Gorizia, una pequeña localidad situada en territorio italiano. Antiguamente frecuentada por la burguesía vienesa ahora vive tiempos no tan buenos. A su lado pero en territorio esloveno está Nova Gorica, creada por  Tito en 1947 gracias al Tratado de Paz con Italia. Los cimientos de esta joven ciudad fueron antiguas partes de Gorizia que empezaron a crecer bajo el comunismo yugoslavo con nombre propio.

Parte medieval de Gorizia

Parte medieval de Gorizia. Fuente: Wikipedia. Autor: Viator slovenicus

Ya sin las garras comunistas sobre su futuro, la ciudad eslovena seguía creciendo, tanto así que registró en los últimos años un crecimiento del 6%. La integración era algo deseado para Eslovenia que estaba envuelta en el sueño de la Unión Europea y que se volvió realidad en 2004. Algo había que celebrarlo, sin duda, una placa conmemorativa o una estatua se quedaría corto así que ambos ayuntamientos construyeron una plaza binacional, con parte en Italia y la otra en  Eslovenia.

Plaza binacional que separa Gorizia de Nova Gorica

Plaza binacional que separa Gorizia de Nova Gorica. Una zona libre de tránsito. Hasta 2007 señales como ésta indicaban la prohibición de cruzar pasar más allá del otro lado de la plaza. Fuente: Wikipedia. Autor: Rolf Palmberg

Cuando Eslovenia se adhirió al Acuerdo de Schengen en 2007, los 280 km de frontera  entre Italia y el país cayeron y las dos poblaciones se pudieron volver a integrar, sí, la plaza también para pena de todos los curiosos. Sin embargo, y según leo en este interesantísimo artículo del dicho al hecho hay un trecho. Parece que en este caso,  la apertura de la frontera con Eslovenia ha perjudicado económicamente a algunos en Gorizia y sus oportunidades de desarrollo no son exactamente prometedoras.

Lo “barato” que todavía resulta Eslovenia comparado con Italia  sumado a la dificultad de competir con el centro administrativo y cultural de la parte Oeste de Eslovenia están haciendo echar el cierre a más de un negocio en la parte Italiana.

Nova Gorica (Primorska)

Nova Gorica (Primorska). Siempre existió una proliferación histórica con relación a casinos y a locales de alterne en la ciudad. Dinero que fluye de manera continua desde Italia a Eslovenia. Fuente: Wikipedia. Autor: Johann Jaritz

Como en muchos países mediterráneos los domingos la mayoría de los establecimientos permanecen cerrados en Italia, y entre diario hay una pausa para comer, pero no es así en Eslovenia, con unas costumbres algo distintas y trabajo más continuado. En Gorizia es difícil ver a gente hablando esloveno, pero en Nova Gorica, gente hablando esloveno, italiano e inglés no es complicado.

Si fueras un turista, y sabiendo que estás prácticamente en la misma ciudad, ¿en qué lado reservarías el hotel/hostal? Si fueras un estudiante italiano, ¿Dónde pensarías en alquilar piso/residencia? Supongo que es cuestión de tiempo que la frontera económica se empiece a difuminar y no sea tan clara, pero mientras tanto los perjudicados por el mercado único y la libre competencia no son pocos y la frontera psicológica sigue más alta que nunca.

Nunca llueve a gusto de todos y al igual que muchos muestran su descontento por el Acuerdo, otros sin embargo, responden con gran sonrisa, expectación y nuevas ideas.

Y es ahí donde entra Tornio, un municipio en la Laponia finlandesa al norte del Golfo de Botnia. Convive tranquilo acariciando la frontera entre Finlandia y Suecia en forma de un río que da nombre a la ciudad . El mismo donde el francés Pierre Louis Maupertuis demostró que la Tierra se achataba hacia los polos sirve para separar a dos ciudades que desde su origen están hermanadas.

Al otro lado del río se encuentra Haparanda, una ciudad que se creó por despecho sueco. Y es que la primera década del siglo XIX trajo consigo la anexión de  Finlandia -antes en manos suecas- al Imperio Ruso. Tronio cayó en territorio ruso y Suecia respondió con la creación de Haparanda al otro lado de la frontera.

Si en el caso anterior la integración no era especialmente fácil, en esta historia parece que todo va viento en popa. Tanto es así que planean fusionarse para convertirse en EuroCity, muchos diréis que de buenas intenciones está el infierno lleno, pero la realidad empieza en el clásico IKEA que no podía faltar por estos lares y que utiliza textos en finés y sueco, precios en coronas suecas y euros y relojes en ambos husos horarios.

Ikea Haparanda-Tornio

Entrada al IKEA en Haparanda con el cartel en sueco y finés. Las banderas de izquierda a derecha son: Sami, Noruega, Rusa, Sueca y Finesa. Fuente: Wikipedia. Autor: Matthew Ross

Si queréis un verdadero caso de integración lo tenéis en el campo de golf que discurre entre ambas ciudades. Sin el acuerdo de Schengen en vigor, sería imposible cruzar parte del campo ¡sin controles o pasaportes! :D . Además con el huso horario distinto, muchas jugadas curiosas se pueden llevar a cabo. Todo un ejemplo el de estas dos ciudades a la hora de seguir la ideología que promueve la Unión Europea. También una bonita y ocurrente manera de recibir publicidad y tener las pistas llenas.

Más información aquí.

Frontera Valga-Valka

Frontera Valga(izq, Estonia)-Valka(dcha, Letonia). Su eslogan: "una ciudad, dos estados". Otro ejemplo de ciudad dividida. Schengen trajo sonrisas y solucionó problemas como el de un vecino que tenía un permiso especial porque cada vez que salía de su casa cruzaba la frontera. Como en otros casos la integración es difícil por diferencias sociales, problemas legislativos, etc. Si una ambulancia letona quisiera llegar hasta el hospital en Valga (ya que en la parte letona no hay), debería conducir hasta otra localidad del país antes que poder visitar Valga porque los vehículos de emergencia no deberían cruzar la frontera. Fuente: Wikipedia. Autor: Flying Saucer

Y si seguimos hablamos de las bondades de Schengen, en muchos casos ha sido un gran colaborador para solucionar conflictos internacionales. Tal vez no son de gran orden , pero ocupan vidas, pueblos y muchas historias que merecen ser contadas, como la que viene a continuación.

Llivia es un típico pueblo del valle de la Cerdaña lleno de tejados de pizarra y fachadas de piedra picada. Posiblemente también las victorias del Barça se vivan intensamente como en otros puntos de la zona y todo ésto sería normal si no fuera porque este pueblecito español está completamente rodeado por territorio francés.

Visión de Llivia

Vista general de LLívia (Cerdaña, Cataluña, España). Fuente: Wikipedia. Autor: Marcbel.

Hace ya años, ante tal coyuntura y para ayudar a integrar el municipio se fijó que la carretera de 5 km que la unía con Puigcerdá (en territorio español ). Sería de “libre circulación” para usuarios con matrículas españolas y así poder llegar al país ibérico.

Parece ser que la alegría duró poco, las autoridades francesas procedieron con la construcción de otra vía que cruzaba la anterior, y además pasó a disponer que serían los que usaban la carretera española los que cederían el paso a los usuarios de la francesa. Esto desquició a más de uno y desembocó en la divertida Guerra de los Stops, que en resumen no fue ni más ni menos que arrancar las señales de Stop que ofrecían tal beneficio.

Finalmente el conflicto acabó con la colocación de una rotonda (cuanto bien han hecho) en el lugar de la disputa y Schengen se encargaba de hacer el resto. Gracias al acuerdo internacional es posible también utilizar la carretera por parte de usuarios franceses, y por su parte los habitantes de Llivia también pueden utilizar ahora la vía que tantos quebraderos de cabeza les había costado.

Más información sobre este caso aquí.

Aeroport_Bale-Mulhouse

El famoso acuerdo solucionó también los problemas que el Euro-Airport Basel-Mulhouse-Freiburg sufría. En territorio francés pero Aeropueto de Basilea, en Suiza y Mulhouse en Francia, y parcialmente de Freiburg, Alemania. Estaba dividido en dos secciones diferentes con terminales y accesos distintos. Tenía tres códigos IATA: BSL, MLH, EAP. Gracias al Espacio en 2009, las dos partes se integraron en una. Fuente: Wikipedia. Autor: Fanny Schertzer

Llivia sólo era un ejemplo, pero el caso es que España forma por su situación geopolítica una interesante frontera. Aquí entramos con otro de los objetivos de la Unión Europea: Hacer de Europa un lugar más seguro.

Hablamos de Ceuta y Melilla, los únicos territorios de Europa que mantienen las únicas fronteras terrestres con África. Y también porque no decirlo, una división con el mundo musulmán y con parte de lo que conocemos como Tercer Mundo.

Flujo migratorio desde África

Los 8.250 kilómetros de costa que tiene España y la proximidad al continente africano la convierten en una de las fronteras exteriores más sensibles de la Unión Europea. En los últimos años los flujos migratorios se han reducido y reconducido hacia Túnez y Libia, donde es más sencillo poner rumbo a Italia

Son así puntos calientes, el único modo que tienen los habitantes africanos de adentrarse en la fortaleza europea sin cruzar el Mediterráneo. Antes, simplemente era una frontera para entrar en España, ahora lo es para pasar a uno de los bloques territoriales más ricos del mundo, y el paso está más controlado, reforzado.

Barreras más altas, más numerosas, paralelas, vigiladas por cámaras, visión nocturna, etc. El premio es tan atractivo que potenciales inmigrantes intenten cruzar por todos sus medios. En 2005 cientos de subsaharianos construyeron escaleras con ramas de árboles para poder pasar al otro lado, 14 murieron en el intento de buscar una vida mejor en Europa.

Frontera Melillla

Valla de Melillla en 2006. Su altura se dobló o a 6 metros debido a la crisis de inmigrantes en masa en 2005. Fuente: Flickr. Autor: noborder network

Esta es la otra cara de Schengen y su nuevo y envilecido aislamiento, unos “muros” menos permeables, más estrictos, suprimimos las fronteras interiores y amurallamos Europa . A mi parecer esta es una buena manera de hacer que las diferencias del mundo sean más visibles, pero la seguridad prima en tales circunstancias y más teniendo en cuenta problemas tan actuales como el terrorismo, prostitución o el tráfico ilícito.

Amurallar el Espacio de Schengen tiene sus consecuencias y todavía más si el cambio es a peor. Me explico con una curiosa aldea que se abre paso entre las frontera entre Eslovaquia y Ucrania.

Lo de curioso también lo digo porque en estos dos lugares, todos sus habitantes son de ascendencia húngara, y  claro, tampoco vamos a sorprendernos si observamos su situación en el mapa, echamos un vistazo al pasado y comprobamos que esta aldea era húngara y su nombre era Szelmenc. Si nos remontamos al final de la Segunda Guerra Mundial y a sus legados – muchas divisiones- , comprobamos como por aquí cruzó una de las líneas fronterizas entre Checoslovaquia y la URSS.

La aldea entonces pasó a dividirse en dos: Veľké Slemence y Малі́ Се́лменці (Mali Selmenci). Entre paranoias comunistas, pasar de un lado al otro era peligroso, complicado y requería papeleo, tiempo y ganas, puesto que el puesto fronterizo más cercano se encontraba a 80 km.

Con una Ucrania ya independiente (1991) y Checoslovaquia disuelta (1993)  parece que las cosas seguían sin ir bien y el pueblo continuaba partido en dos. Más de una década después (2005) y tras muchas negociaciones, por fin se abría un puesto fronterizo facilitando la integración de ambas partes de la aldea.

Apertura de las fronteras entre Eslovaquia y Ucrania

Apertura de la frontera entre Veľké Slemence y Малі́ Се́лменці. La mitad de la puerta que se ve al fondo representa un símbolo de protesta que ambas partes del pueblo iniciaron colocando una parte de la puerta a cada lado de la frontera. Fuente: http://www.americanhungarianfederation.org

Pero cuando todos pensaban que la cosa iba a mejor apareció Schengen y sus robustas fronteras. Eslovaquia y Ucrania forman una de ellas. Así, en la actualidad, si un ciudadano del lado ucraniano quiere cruzar a la parte eslovaca, necesitará un visado que le será facilitado lejos de la aldea y que además tendrá que pagar (unos $48).  Para que os hagáis una idea, el sueldo medio en Ucrania en 2010 fueron 2,239 mil grivnias ($280).

Por otro lado y cambiando de tercio si un ciudadano del lado eslovaco trata de cruzar a la parte ucraniana para ahorrar un dinerito en compras se verá afectado por la política en  materia de fronteras que permite introducir los típicos bienes (alcohol, tabaco, etc), pero sólo en irrisorias pequeñas dosis. Con lo cual el largo viaje sería contraproducente.

Estanterías de Alcohol en supermercado en Ucrania

Estanterías llenas de alcohol de un supermercado en Ucrania. Recuerdo cuando volvía de Lviv (Ucrania) a Gdansk (Polonia), en la frontera registraban a dedo y tras una espera monumental miré curioso la cantidad de vodka (por ejemplo el fantástico vodka ucraniano Nemiroff) que se podía sacar del país, si creo recordar bien, era medio litro. Y 1 litro de ese vodka se podía comprar por poco más de 2 €.

Más información sobre este caso aquí.

Algo parecido ocurre entre la frontera de Bielorrusia y Lituania. Sakaline y  Norviliškės (Lituania) o las ciudades parejas en Kulkiszki  y Pyatskuny (Bielorrusia) respectivamente .En este caso tal vez no merezca la pena hablar de precios o viajes, pero sí de libertad. Bielorrusia, el país blanco, tal vez viva la última dictadura en  Europa a manos de Aleksandr Lukashenko que sigue pegado -con muchas sospechas- al “trono” del país.  En el caso de estas localidades, simplemente existen diferencias muy grandes en materia de justicia por sólo haber caído unos metros más allá de la muralla. El azar juega un papel importante, pero ver su resultado todos los días simplemente con salir de casa tiene que ser duro.

En el caso de Sakaline y Kulkiszki las cosas llegaban hasta tal punto que cuando la parte bielorrusa quería entregar flores en el cementerio (en el lado lituano) lo tenían que hacer lanzándolas en una bolsa con piedras al otro lado para que los parientes lituanos se hicieran cargo. Más información aquí.

Be2gether festival

Festival Be2gether en Norviliškės (2008). Situado en el apéndice Dieveniškės y rodeado en tres lados de las fronteras con Bielorrusia. Uno de los emblemas del espectáculo es "La música abre fronteras". Ese año los ciudadanos bielorrusos pudieron recibir visados gratuitos si viajaban al festival. El festival se suele desarrollar entre grandes medidas de seguridad. Al fondo de la foto vemos el castillo de estilo renacentista que recuerda al visitante la historia común de los dos países en el antiguo Gran Ducado de Lituania. Fuente: Wikipedia. Autor: Italas

Miles de vidas cambian cada vez que se mueve una frontera, la idea de Schengen me parece simplemente maravillosa, un símbolo por el deseo de la integración, pero materializar esta idea es muy complicado. Como en toda unión las diferencias existen, tal vez con el tiempo se solucionen, pero los daños no se borran tan fácilmente, siempre hay un antes y un después.

Si Europa quiere ser más Europa, necesitará más ajustes, más sonrisas y también más perjudicados. Las nuevas generaciones quizás no estemos acostumbrados a los grandes cambios, pero siempre los hubo y siempre marcarán una historia que todavía vivimos. Europa nunca permaneció quieta.

Espero que este artículo haya ayudado un poco a entrever la compleja situación Europea, y demostrar lo difícil que es intentar llevar a decenas de países por la misma vereda cuando ya tienen sus propios problemas y quebraderos internos.

Si tienes dudas o problemas con respecto de la movilidad en la Unión Europea. Aquí tienes una página muy interesante que quizás pueda ayudarte. Tiene que quedar más o menos claro que Schengen se refiere a temas de movilidad temporal. Asuntos sobre residencia y más avanzados, todavía son temas delicados y por mi experiencia, cada país tiene sus peculiaridades.

Y lo que se espera para los próximos años. Hace poco leí aquí como está en proceso la idea de creación de una Zona Médica Schengen mediante la cual y tal como dice en el artículo: “al paciente polaco que pague 3.000 € por una operación de cataratas en el Reino Unido, se le devolverá un importe de 1.415 €, es decir, lo que habría pagado por la misma operación en su país. ” Y repito lo que escribí al principio. Lo mejor está por venir …

Fuentes:


Más información en @EuropaEste

 

También puedes unirte y seguir HistoriasDelEste en la página de Facebook.

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Todavía hoy a veces me siento en frente de mi antigua y algo destartalada bola del mundo. Me gusta dar una vuelta por el viejo continente y parar en algunos puntos que siempre me causaron impresión y temor a partes iguales…….

  2. [...] El Espacio de Schengen y las fronteras en Europa http://www.historiasdeleste.com/2011/03/el-espacio-de-schengen-y…  por AbuelaManuela hace 5 segundos [...]

Dejar un comentario