Comiendo en Polonia


La cocina polaca guarda una estrecha relación con la gastronomía de origen eslavo, conocida por sus carnes y ahumados, encontramos recetas altas en grasa, sabrosas y abundantes.

Siguiendo la tradición polaca inmemorial de “Un huésped en casa, Dios en casa“, te doy la bienvenida a un viaje lleno de sabores irregulares que no te dejarán indiferente. Un recorrido por Polonia sí, pero lleno de influencias italianas, francesas, tártaras, armenias, lituanas, cosacas, húngaras o judías que han sabido dar forma al menú del país.

Polonia ha sabido llevar a sus platos lo mejor de sus espléndidos bosques, praderas, ríos y lagos. Empecemos por el principio.

¿Algún aperitivo? Aunque cada vez es más frecuente encontrarlos en los restaurantes, las tapas o aperitivos no son típicos en Polonia. Si te ponen, lo más popular es que te sirvan smalec (manteca de cerdo) con algo de pan para ir abriendo el apetito.

Como primer plato lo más popular son las sopas. Si dais con un lugar tradicional hasta os la pondrán en un recipiente completamente hecho con pan. Las hay de todo tipo.

Sopas

Barszcz czerwony

Sopa de remolacha roja con especias.

Sopa de remolacha, habitualmente servida con nata ácida. Fuente: Wikipedia. Autor: Liz West

Żurek

Sopa agridulce con trozos de salchichas blancas, patata y huevo; a veces también servida textualmente en un recipiente hecho con pan. Una sopa conocida desde hace decenas de generaciones, que a menudo se conoce como “la sopa del día anterior”. Perfecta para contrarrestar los males del vodka.

Żurek w chlebku (Żurek en hogaza de pan). Fuente: Wikipedia. Autor: MOs810

Zupa ogórkowa

Sopa de pepino. Los pepinos suelen estar fermentados.

Zupa grzybowa

Sopa de carne o verduras con la adición de setas de diversos tipos (boletus, champiñones, etc.)

Rosół z kurczaka

Caldo de pollo con fideos. Parecida al consomé aunque más suave. Una de las sopas más simple y comunes.

Zupa pomidorowa

Sopa de tomate con arroz o pasta.

Zupa pomidorowa. Fuente: czerwonyobcas.pl

Ahora me gustaría hablar un poco de los horarios. Entrar a un restaurante a preguntar si está abierta la cocina a las 4 de la tarde no tiene sentido. En Polonia desde que el restaurante abre (suele hacerlo por la mañana, aunque no temprano) hasta que cierra (sobre las 22h) no deja de servir comida. Puedes comer a las 12 de la mañana o lo puedes hacer a las 6 de la tarde. No existe esa rigidez a la que estamos acostumbrados. Cada uno come un poco cuando le apetece.

Platos principales

Ahora vienen los platos principales. Aquí tienes los más representativos.

Bigos

Bigos: col agria con diferentes tipos de carnes y setas. Perfecto para acompañar con pan, si es negro mejor que mejor.

Gołąbki

Uno de mis favoritos. Envueltos en hojas de col asadas con carne de cerdo o ternera picada, cebolla y arroz en su interior. Todo recubierto con salsa de tomate.

Gołąbki. Fuente: Wikipedia. Autor: Loyna

Golonka

Codillo de cerdo previamente marinado y cocido.

Se suele acompañar de col agria, patatas, mostaza o rábano picante. Fuente: Wikipedia. Autor: Rainer Zenz

Salchichas (Kiełbasa)

En Polonia encontrarás salchichas de todo tipo. Ahumadas, cocidas, con carne de cerdo, vaca, pavo o pollo. Cada región tiene su propia especialidad. Algunas de las más famosas son:

  • Kaszanka: muy similar a la morcilla pero rellena de sémola de trigo (kasza) en vez de con arroz.
  • Kabanos: una salchicha seca polaca larga y muy fina hecha de carne de cerdo. Se suele utilizar como snack.
  • Krakowska: salchicha de magro de cerdo con tocino que se suele servir como fiambre.

Kabanos. Fuente: Wikipedia.

Pierogi

Un clásico de la cocina polaca. Se trata de pasta fresca hervida o frita rellena de diferentes alimentos: col, setas, queso blanco, patatas, carne, frutas, etc. Unos de los más populares son los pierogi ruskie con queso y patata.

En caso de ser salados, suelen ir acompañado de trocitos de beicon o cebolla frita. Los dulces de nata y azúcar por encima. Fuente: Wikipedia. Autor: MOs810

Tatar (filete tártaro)

Carne de vacuno picada cruda. Se suele servir con cebolla picada muy finamente y diversos ingredientes y acompañantes. Cuenta la leyenda que los jinetes tártaros colocaban la carne cruda bajo la silla de su caballo para ablandarla, macerarla, quitarle la sangre y finalmente poder comérsela.

Filete tártaro. A veces le ponen un huevo crudo coronándolo. Fuente: Wikipedia. Autor: Jorge Díaz

Placki ziemniaczane

Tortitas hechas con patata. A veces acompañado con carne (Placki ziemniaczane po zbójnicku) o a veces también con salsas varias.

Placki ziemniaczane po zbójnicku. Fuente: wizaz.pl. Autor: Sensue1

Kaczka z jabłkami

Pato asado con manzana.

Fuente: Flickr. Autor: Roger Wollstadt. Pato asado con manzana y col roja


Naleśnik

Tortitas o crepes. Igual que los pierogi, pueden ser salados o dulces. Los salados más comunes llevan setas o col agria. Los dulces pueden ir rellenos de queso dulce o frutas como fresas o arándanos. Los hay de todo tipo.

Tortita o nalesnik. Fuente: Wikipedia. Autor: Antoinel

Ryby

Ryby significa “pescados”. Aunque los pescados en Polonia no son tan populares como la carne, se pueden encontrar sin dificultad tanto de agua dulce, gracias a la gran riqueza hidrográfica del país, como de agua salada. Entre los salados encontramos clásicos deliciosos como el salmón, el bacalao, el arenque o el fletán (algo parecido al lenguado). Provenientes de sus lagos y ríos la elección varía entre pescados como la trucha o la lucioperca.

Arenque encurtido con cebolla. Autor: Jonas Ingman

Trucha asada. Fuente: kuchnialidla.pl

Otra pequeña pausa para hablar en general de los acompañantes. En Polonia, no se suele acompañar cada plato con pan, hay platos a los que -según sus habitantes- les pega y otros a los que el arroz, la ensalada o las patatas les sustituye. Respecto del pan, tienen  una larga gama de variedades y lo verás cuando entres en una de sus panaderías (piekarnia).

Los hay con semillas de amapolas, pipas de calabaza, girasol. Semidulces, pan negro, con cereales, con arándanos rojos... la lista es interminable. Mi favorito: pan negro con ciruela. Fuente: pixabay.com


Surowka. De izq. a dcha.: apio, col roja, pepino y zanahoria. Fuente: Wikipedia. Autor: Jorge Andrade

Un acompañante muy común es también la ensalada surówka. Tiene un sabor algo dulzón y esta hecha con verduras crudas como repollo, zanahoria, remolacha, col, apio, etc.

Postres

¿Tienes hambre? Pues todavía queda hablar de los postres. En la gastronomía polaca, la repostería no está en un segundo plano sino que cobra especial relevancia. Es difícil resistirse y basta con asomarse a cualquiera de las pastelerías (cukiernia) para entenderlo. Los dulces están por todos lados, a los polacos les encantan. Nada de ocasiones especiales, cualquier ocasión es buena para tomarse un trozo de tarta. Las más populares son dos:

Jabłecznik

Charlota de manzana. La que más me gusta se sirve caliente con nata y una buena bola de helado de vainilla.

Charlota de manzana. Fuente: Wikipedia. Autor: Alina Zienowicz

Sernik

Tarta de queso. Las hay de muchas variedades.

Sernik. Algunas llevan pasas. Fuente: Wikipedia. Autor: Alina Zienowicz

Polonia es un país lleno de bosques y por lo tanto forman parte de la gastronomía del país frutos como los arándanos, moras, frambuesas, fresas o grosellas. Hacen salsas y zumos con ellas y claro, hacen son especialmente utilizadas en la repostería. Gracias a ellas, muchas de las tartas que probéis no tendrán un sabor tan dulce como el que acostumbramos, sino algo más ácido para equilibrar.

Tarta de frutas del bosque. Fuente: pixabay.com

Bebidas

Para acompañar a los típicos platos polacos es tradición beber unos chupitos de vodka, que facilitan la digestión. Los más novatos siempre pueden probar la maravillosa cerveza polaca. Si prefieres prescindir de bebidas alcohólicas, otra manera típica de acompañar la comida es con un buen zumo.

No se suele beber mucho agua en Polonia aunque la encontrarás en cualquier establecimiento. Cuando la pidas en un restaurante apunta que la quieres sin gas y ¡sin limón!

Cerveza Zywiec, entre las marcas más conocidas del país. La medida habitual es 0,5 l. Fuente: Flickr.com. Autor: Ulf Liljankoski

El vodka gobierna cualquier tipo de celebración. A poder ser se tiene que servir recién salido del congelador. Fuente: Wikipedia. Autor: Belvedere Vodka


Y ya sabéis, olvidaros de contar calorías …

Tal vez te interese:

 

Dejar un comentario